Un avión gigante Airbus 380 de la aerolínea China Southern despegó con retraso después de que una pasajera gran lanzara algunas monedas en uno de los motores del avión para buscar buenos augurios para el viaje.
Algunos pasajeros vieron cómo la mujer lanzaba monedas al motor desde la escalera de acceso, y avisaron a la tripulación, según informan varios medios chinos. Técnicos de mantenimiento revisaron el motor y encontraron en su interior nueve monedas pequeñas que podían haber causado problemas, e incluso un fallo completo del propulsor. El vuelo, entre las ciudades de Shanghai y Cantón, sufrió un retraso de más de cinco horas.

La pasajera, que iba acompañada por su marido y otros familiares, parecía tener movilidad reducida y alrededor de los 80 años, según declararon algunos pasajeros. En los últimos años se han registrado numerosos incidentes protagonizados por pasajeros chinos a bordo de aviones, desde la apertura de puertas de emergencia con el aparato en tierra hasta ataques al personal de vuelo. En respuesta, el Gobierno chino creó una lista negra de personas a las que se prohíbe volar en avión.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios