Las infidelidades son difíciles de asumir y para superarlas que mejor que cometer una venganza que le haga a la otra persona lamentar mucho tiempo el error cometido. Eso debió pensar esta ciudadana árabe que decidió aprovechar la ausencia de su marido en casa con su amante para coger el vehículo familiar (al nombre del varón) y pararse en un semáforo y avanzar y retroceder en repetidas ocasiones para que las cámaras captaran la infracción una vez tras otra.

En las imágenes se puede apreciar como con el semáforo en rojo, el coche se lo salta varias veces, algo que provoca que el flash salte en varias ocasiones. El hermano de la mujer fue el responsable de dicha venganza, ya que existen restricciones para que las hembras puedan conducir.



Las redes sociales han reaccionado de inmediato a dicha acción y se han dividido: mientras que unos alabaron la venganza otros aseguraron que deberían pagar la multa entre ambos. Una multa, que por cierto, ascendió con la tontería a los 80.000 euros. que.es
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios