Los ascensores al aire libre están pensados para elevar a las personas o cosas a las partes altas de las ciudades o salvar obstáculos naturales, como colinas o acantilados. Otras veces, son simplemente una filigrana o un alarde de la ingeniería para dar una imagen futurista a un edificio o a una zona de cualquier ciudad. Porque no todos son funcionales y simples, los hay que son verdaderas joyas arquitectónicas y ofrecen, además, vistas impresionantes. Es más, no resulta exagerado decir que en muchos de estos equipamientos se recomienda no acceder a personas con problemas del corazón. En la mayoría de los casos las personas sensibles al vértigo y, desde luego, muchos no son aptos para la gente que tenga vértigo.

El ascensor de los Cien Dragones (China): La impresión que causa es de aúpa. Y es que no en vano es el ascensor al aire libre más alto del mundo, según está en el Libro Guinness de los Récords. Se trata del Ascensor de los Cien Dragones y carga con los curiosos y visitantes hasta hasta los 330 metros de altura del macizo montañoso de la provincia china de Hunan. Además, pasa por ser uno de los reclamos turísticos de esta zona china porque cinco millones de turistas lo visitan cada año. Pero eso sí, ni mucho menos todos ellos se atrevieron de dar el paso y subirse en él. ¿Puede más el vértigo o la curiosidad?  



¿Que es lo que causa mayor impresión? Sin duda alguna, además de la altura, el hecho de que las cabinas son de cristal. En cada una de ellas caben 50 valientes. Esta increíble atracción fue abierta por primera vez al público en 2002, cerrándose durante un tiempo por razones de seguridad para reabrirse definitivamente en 2003. ¿Razones de seguridad? - que.es
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios