Un extraño concurso fomentado por una cuenta privada de la página VK (la versión rusa de Facebook) ha tomado las redes sociales del este y está ganando una ingente cantidad de adeptos. Su proposición es tan curiosa como macabra, pues consiste en premiar el mejor «selfie» hecho por uno de sus usuarios junto a un cadáver. Así lo afirma, al menos, la versión digital del diario «Daily Mail», donde también se ha señalado que la policía está investigando para poner fin a esta horrible práctica.

El concurso ha sido ideado por un usuario de VK a través de un grupo llamado «”Selfie” con un fallecido». La descripción no puede ser más escueta y acertada. Con todo, y por si esta práctica no fuera lo suficientemente llamativa, el internauta del que ha nacido esta idea se ha comprometido a pagar entre 1.000 y 5.000 rublos (entre 15 y 60 euros) a la mejor «autofoto» realizada junto al ataúd de un fallecido.

El grupo, que ahora cuenta con 500 miembros, saltó a la fama el pasado lunes después de que la familia de una niña de 13 años fallecida en un accidente de tráfico viera una instantánea del cadáver de la pequeña en la Red. Tras conocer esta macabra historia, los medios nacionales se hicieron eco de la noticia y, poco a poco, la comunidad «”Selfie” con un fallecido» empezó a crecer.

Ese también fue el momento en que las autoridades comenzaron a investigar la página del grupo. «Estamos trabajando para esclarecer las circunstancias que rodean estas fotografías y tratar de determinar qué individuo o grupo de personas están detrás de ello», ha señalado Syktyvkar Alexander Shidyusovsaid -un representante de la policía rusa- en declaraciones recogidas por el diario «Daily Mail».

En este sentido, las autoridades han determinado que no saben las repercusiones legales que podrían tener este tipo de «selfies», aunque están investigando el tema. A su vez, han bloqueado al administrador del grupo (cuyo alias es Alfred Polyakov) de esta red social hasta que se aclare lo sucedido. El usuario, que se describe como un universitario de 28 años de Donetsk, ha afirmado al «Daily Mail» que creó la comunidad hace un mes para cambiar la actitud de la sociedad hacia la muerte.

«Solo publicamos las fotografías si los familiares de la persona muerta firman unos documentos dándonos permiso. No hay nada malo en hacerse una fotografía junto a un fallecido. Con el concurso estamos haciendo algo bueno, tratamos de ayudar a la familia a reconciliarse con su dolor. La muerte es el comienzo de una nueva vida». VIA ABC.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios