...pero hay que devolverlos con intereses si se divorcian. Una empresa de Seattle invierte en divorcios: su modelo de negocio se basa en el hecho de que casi el 40 a 50 por ciento de las parejas casadas en los EE.UU. termina separándose. SwanLuv ofrece pagarle a las parejas para su boda de ensueño, pero el dinero tendrá que ser devuelto con intereses si es que alguna vez se divorcian.

Así que si usted está a punto de casarse y se registra en Swanluv, someteran los datos de la pareja a un algoritmo y seleccionarán a aquellos que pasen el test. Entonces, les ofrecerán un préstamo de hasta $ 10.000. Ustedes no tendrán que devolver el dinero, nunca, siempre y cuando permanezcan casados. Pero al momento en que decidan divorciarse tendrán que devolver la cantidad original, más los intereses.

A las relaciones más fuertes se les asignan mayores tasas de interés, por lo que las parejas que pasan más tiempo juntos, más se va a perder si se separan. El concepto es opuesto al de un seguro, donde si algo sale mal, se recibe un pago. Acá nos pagan si todo va bien, y nos penalizan cuando las cosas fracasan. Pero como el objetivo de la empresa no es lucrar con corazones rotos, prometen ayuda a las parejas que pasen por algún mal trance para que puedan superarlo y salvar su matrimonio.

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios