De acuerdo, cada uno se sienta como quiere y se apoya en  lo que quiere, pero este policía Sudafricano, se sienta de una manera muy poco ortodoxa, podría venir un graciosillo y apretar el gatillo y tendríamos un desaguisado y a un policía que no podría permanecer sentado.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios