GUATEMALA:CENTROS DE SALUD ATENDERÁN MAL DE OJO, PÉRDIDA DEL ALMA Y SUSTOS


Guatemala es un país supersticioso en el que se cree a ultranza en personajes como la 'llorona' o duendes, de ahí que muchos curanderos y hechiceros se hagan de oro curando supuestamente el mal de ojo y otras patologías sobrenaturales. Es tanta la creencia en estos males que la nueva ministra de Salud, Lucrecia Hernández, ha anunciado que los centros de salud van a comenzar a atender siete tipos de enfermedades ancestrales propias de la cultura maya y que, según ha asegurado, están provocando mortalidad infantil en algunas comunidades rurales.
Concretamente, el Ministerio va a formar al personal médico para curar el mal de ojo, así como la pérdida del alma, 'malhechos', el 'chipe', el susto, el flujo y los antojos. En un documento del Ministerio sobre las enfermedades en la cultura maya, se detalla que el mal de ojo puede ser causado por debilidad y mala alimentación de la madre que no amamanta bien a su hijo y que lo trae al mundo frágil por lo que al contacto con una persona de vista fuerte se produce un desequilibrio en el estado de calor normal del niño. 
"Como el niño está débil, su sangre no es fuerte y no resiste el cambio de temperatura, por lo que sus síntomas pueden ser irritabilidad, náuseas, diarrea, llorones o no duermen", señala el informe oficial.
En cuanto a la pérdida del alma, que también se tratará en los centros sanitarios, detalla que en la cosmovisión maya se considera que el alma puede separarse o desprenderse del cuerpo de forma súbita, a consecuencia de una experiencia perturbadora o aterradora. 
Así, "toda impresión que altere el estado emocional de la persona se llama susto o pérdida del alma, el cual conlleva la existencia de una condición que debilita el cuerpo por una situación externa.El Ministerio de Salud apunta que la sintomatología en los niños se manifiesta por un sueño intranquilo, mientras que en el caso de los adultos también se pone de manifiesto con un sueño alterado que puede provocar frecuentes pesadillas.  
"En ambos grupos se produce desnutrición, falta de apetito y vómitos", por lo que señala que el tratamiento requiere de la intervención de una persona especialista, quien "por medio de oraciones y plantas especiales que son frotadas en el cuerpo trata de convencer a los espíritus que retienen el alma a que la liberen, para que vuelva a su cuerpo".
Otra de las 'enfermedades' que se tratará de curar en los centros de salud del país centroamericano es la denominada 'malhechos', también conocidos como brujerías, según explica el Ministerio de Salud en el citado documento. En esta línea, detalla que "se dan por envidia, peleas, rencor, odio, decepciones y problemas hechas por un brujo o una persona que se dedica a hacer maldades". 
Además, añade que con sus síntomas de dolores internos e incurables por métodos naturales, se debilita la fuerza de la persona, se siente triste, con dolor de cabeza y padece de enfermedades que no se curan con ninguna medicina. Para curar esta patología, el Ministerio de Salud asegura que deben hacerlo los guías espirituales, que realizarán un ritual diagnóstico y luego prepararán las ceremonias para curación, saturación y prevención de futuras influencias
La Ministra de Salud hizo este anuncio en la tercera reunión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, donde presentó la estrategia para el Fortalecimiento del Primer Nivel de Atención en Salud. En esta línea, avanzó que para curar las citadas enfermedades, tratará de que los terapeutas mayas y las abuelas comadronas trabajen con los profesionales médicos en aquellos centros de salud rurales donde acuden pacientes con estas patologías sobrenaturales.
"Independientemente que ustedes crean o no crean en eso, sí se ha visto que es necesario esta vigilancia, porque está asociada a la mortalidad", defendió Hernández, quien recordó que antes de implementar el tratamiento de estas patologías, se deben analizar los recursos humanos y financieros que harán falta. Crisis sanitaria en GuatemalaLucrecia Hernández asumió el cargo el pasado 28 de julio, después de que unas semanas antes el entonces Ministro de Salud, Alfonso Cabrera, presentara su dimisión acuciado por la crisis sanitaria que sufre Guatemala con una escasez de medicinas en los hospitales, que obliga a los propios pacientes a comprar los fármacos e insumos.
Precisamente, el jefe de la Comisión de Salud, Luis Hernández Azmitia, reveló esta semana que la deuda del Ministerio de Salud asciende a 381 millones de quetzales (47,6 millones de euros), lo que se traduce en que los 44 hospitales del país solo están abastecidos al 70 por ciento en medicinas e insumos.Ello provoca un colapsado sistema de salud, que ha provocado en los últimos meses el cierre de algunas unidades hospitalarias generando un caos entre los pacientes. 
La situación de desabastecimiento que sufren los centros sanitarios del país obligó al anterior Ministro a solicitar un incremento presupuestario para su Ministerio de 800 millones de quetzales (100 millones de euros) para garantizar un funcionamiento mínimo durante este año. Para el 2017, su aspiración era que el presupuesto de Salud alcance la cifra de 11.000 millones de quetzales (1.375 millones de euros), lo que supondría el doble que este año. - ELMUNDO.ES

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.