Nada previsor resultó ser el caco que ayer se coló en el supermercado Dia de la avenida de As Caldas, en el barrio ourensano de A Ponte. No contó con el horario de cierre, por lo que se encontró con la persiana bajada cuando pretendía abandonar el local. Como no había otra salida, recurrió a una carretilla elevadora de palés que localizó en el interior del establecimiento. Colocó los brazos del artefacto a ras de suelo e intentó reventar la persiana desde el interior. Consiguió hacer un hueco de unos centímetros, pequeño para salir arrastrándose, pero suficiente para que cualquier curioso, atraído por el ruido, se percatara de que algo raro ocurría. A las tres de la tarde, las maniobras no pasaron inadvertidas. La Policía Local estaba cerca y envió hasta allí no una, sino varias patrullas ante la sospecha razonable de lo que iban a encontrar. La alarma ya había sonado. Una de las cajas estaba forzada. También estaban movidas algunas planchas del falso techo, en una zona donde apareció una escalera de mano. Pero tampoco por allí había salida. Buscaron entonces los policías y encontraron al cliente en el interior de un arcón, desconectado y sin uso, donde intentó ocultarse. No había escapatoria y tampoco se resistió. Le ocuparon 150 euros, gorra, guantes, navaja, teléfono y objetos de aseo. Y la bici, que había dejado cerca para la fuga. - LAVOZDEGALICIA


Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios