Para entender esta noticia; para poder empatizar con ella, deberemos hacer un ejercicio de imaginación y ponernos en la piel de un millonario (si es que no lo sois ya, en cuyo caso os pasaré mi número de cuenta para una ‘donación altruista’). Una vez penséis que tenéis una bañera de oro y un lince ibérico como mascota, imaginad que os surge la oportunidad de, una buena tarde, contratar los servicios sexuales de vuestra actriz de Hollywood favorita. Pagáis una millonada y, cuando llega el momento de la verdad… la cosa no resulta ser lo que pensabais.
Todo surgió a partir de una página web que ofrecía la posibilidad de tener relaciones sexuales con actrices, modelos y celebridades de primer nivel por un ‘módico’ precio… y, honestamente, habría que ser bastante ingenuo para pensar que, por algo de dinero, podrías dormir con, por ejemplo, Megan Fox.
El desafortunado protagonista de la historia es un empresario chino que, tras ahorrar unos cuantos millones, decidió contratar los servicios no solo de la protagonista de Transformers, sino también los de la modelo Candice Swaepoel y de la modelo asiática Yang Ying.
Ahora, Yu Xu, como se conoce al empresario, está planeando demandar a la agencia de ‘acompañantes’, con base en Sydney, que le ofreció los servicios que ahora él reclama como una estafa en toda regla.
La agencia, al parecer, prometía “acompañantes femeninas de prestigio internacional para proveer servicios sexuales”.
El abogado del señor Xu alegó: “Se le confirmó [al señor Xu] que por 3 millones de euros, la agencia le proporcionaría los servicios sexuales de Megan Fox, Candice Swanepoel y Angelababy”.

Al parecer, este pago lo habría realizado en agosto de 2014 y, cuando fue al encuentro con las celebridades, nadie se presentó en el lugar citado… No nos queremos imaginar la cara que se le quedó.
“El señor Xu quiere recuperar los costes y está demandando a la empresa por incumplimiento de contrato, por conducta engañosa y por estafa”. “Se entiende que la compañía defenderá el reclamo, pero aún no ha presentado una declaración de defensa ante el tribunal”.
El empresario habría pagado una inicial de 20.000 euros y varias cuentas de hasta medio millón de euros… por lo que su enfado es bastante comprensible (aunque estuviese contratanto unos servicios bastante… cuestionables). ¿Acabará todo esto en un final feliz? Por desgracia, para Xu, seguro que no. - cabrowolrd.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios