Nazario Conchuza González, de El Salvador, murió hace dos días tras intentar bañar sus genitales en oro. Nazario consideró que era el mejor regalo que podía hacerse para celebrar su 17 cumpleaños. No creo que acertara.

Según parece, no es el primero en intentarlo y hay toda una moda de gente cubriendo sus genitales de metales preciosos. Algunos expertos (sí, la verdadera noticia es que hay expertos en genitales dorados) aseguran que las raíces de esta tradición podrían encontrarse en los mayas, que se pintaban parte del cuerpo de oro como ofrenda a los dioses o para ganar presencia.

Lo bueno de esta moda es que se puede unir a la de ponerse dientes de oro y que las felaciones suenen a forja. Cuando tus vecinos escuchen la campana tañer sabrán que hay tema.

Visto en Idea-nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios