• Debesay rodó perdido más de cuatro horas en Harelbeke. El ciclista eritreo debutaba en una clásica belga, se despistó y pagó la novatada de no llegar a meta. Un trausente le ayudó y le ofreció su casa.
En la E3 Harelbeke, el eritreo Mekseb Debesay (Dimension Data) debutaba en una clásica de Flandes y pagó bien la novatada. El africano iba rezagado en un grupo que decidió salirse del trazado marcado para llegar antes a la meta y Debesay, preocupado por no perderse, siguió por el recorrido oficial, el que mostraban las flechas. Pero su exceso de profesionalidad no fue suficiente para arribar a buen puerto. “La carrera tenía 200 kilómetros y él vio en el GPS que llevaba 206 y no se veía Harelbeke por ningún lado”, decía Pierre Heynderickx, su director.

La fortuna de Debesay, que rodó perdido durante cuatro horas, fue la de encontrarse a un buen samaritano, un belga que lo encontró y le ofreció su casa para que se duchase y se alimentase. En el Dimension Data, paradójicamente una empresa de geolocalización, aumentaba la preocupación y desde el equipo se llegó a llamar a la policía y se puso en alerta a la organización. Finalmente, Debesay apareció a las 21:00 y puso fin a su gran novatada en las clásicas belgas. AS.COM

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios