Becky Szenck y Mark Higgins -una pareja británica- decidió mudarse a una nueva casa. Cuando tuvieron todo recogido, subieron una imagen a Facebook en la que se les veía junto a su bebé en su vieja vivienda vacía. En el comentario aseguraban que trasladaban ese mismo día a su nuevo hogar. Algo aparentemente inofensivo. La historia ocurrió hace unos meses y demuestra lo peligroso que puede ser a veces publicar en la red. Unos ladrones decidieron aprovechar la situación y, tras ver el mensaje, alquilaron un camión de mudanzas y se personaron en la vivienda para, supuestamente, trasladar todo hasta la nueva casa. A Becky, curiosamente, le parecieron muy profesionales y -de hecho- se mostró encantada de que llenaran el vehículo tan rápido. Cargaron todo, desde el frigorífico, hasta la ropa. 
Tras esperar durante horas en su nueva casa a la furgoneta y llamar a la empresa, se dieron cuenta de que habían sido estafados y robados. Y todo, por culpa de Facebook. Perdieron más de 12.000 euros en objetos. Y no ya solo electrodomésticos o ropa, sino también cosas personales e irremplazables. Lo único que no robaron fue la televisión, pues la trasladaron ellos mismos en su coche. - ELCORREODELGOLFO.

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios