Un chino decidió gastar más en una placa de licencia especial, que en el mismísimo auto en el cual la instaló, con la esperanza de que le trajera suerte. La idea rápidamente se volvió en su contra, ya que fue detenido por la policía en el primer día luciendo la nueva placa. Luego de conseguir su licencia, y comprar un coche de 30.000 yuanes (4.500 dólares), el hombre, de apellido Liu, decidió derrochar en la matrícula, la friolera de 1 millón de yuanes (150.000 dólares) en una placa de la suerte, que esperaba alejara los problemas de su camino.

Su plan no salió exactamente como estaba previsto, ya que fue detenido por la policía en su primer día al volante. Y ni siquiera fue a causa de su forma de conducir. Fue la costosa placa de la matrícula, compuesta de cinco números 8 de la suerte, la que llamó la atención de los policías de tránsito. Estaban tan convencidos de que era falsa, que detuvieron el auto apenas vieron las placas.



A menos que estés familiarizado con la cultura china, esta historia, probablemente, no tenga ningún sentido. El número “8” es considerado el más afortunado en China, debido a que su pronunciación se parece mucho a la palabra en mandarín “prosperidad” o “riqueza”, y en cantonés se pronuncia como la palabra “fortuna”. Así que no es raro que los conductores ricos paguen tanto como un auto barato en las placas que contienen varios 8 como amuleto de la suerte.

Pero una placa con todos 8, aunque no imposible, es extremadamente rara, así que los policías estaban convencidos de que era falsa. Y el hecho de que las placas estuvieran en un coche barato, sólo hizo a Liu aún más sospechoso.

Los oficiales se sorprendieron al encontrar que toda su documentación estaba en orden, y si bien no le causaron ningún inconveniente, ser detenido en su primer día de manejo no fue la experiencia de la suerte que había esperado.

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios