El Huffington Post. Los fantasmas irrumpen en política. Literalmente. O, al menos, en la localidad granadina de Vegas del Genil, donde un concejal asegura que en la tarde del 3 de febrero fotografió en el Ayuntamiento con su móvil el espectro de un niña.

La historia la ha publicado el periódico Ideal de Granada, que ha hablado con el político en cuestión, que prefiere mantener el anonimato. Dice que aquel día se había quedado trabajando hasta tarde. Y que ahí empezó todo.

"Hacía un frío anormal en el Ayuntamiento. Me puse el abrigo y fui al baño. Entonces empecé a escuchar ruidos extraños en el fondo del pasillo, como si alguien estuviera arrastrando una caja de folios. Enseguida grité ¡José Miguel! pensando que era el ordenanza. Pero el ordenanza hacía rato que no estaba en el ayuntamiento", relata.

El concejal asegura que entonces temió que hubiesen entrado ladrones en el ayuntamiento, así que le dio miedo encender la luz. Y que su móvil no tiene linterna. Así que optó por hacer una foto a la nada, para que la estancia se iluminase con el flash. En ese momento, asegura, se tranquilizó porque vio que allí no había nadie.

"ENTRÉ EN ESTADO DE PÁNICO"

El susto, afirma, se lo llevó cuando vio en su despacho la foto, en la que aparecía una silueta extraña. "Entré en estado de pánico. Me encerré en el despacho, no era capaz de salir. Avisé por el grupo de whatsapp del gobierno, donde, como era de esperar se lo tomaron a broma", recuerda. Sin embargo, otro edil, al ver que su compañero estaba preocupado de verdad se acercó al ayuntamiento. "Me encontró blanco como el papel", admite.

"Esto siempre me ha parecido una gilipollez. Soy escéptico, no creo en absoluto. Cuando veo en la tele esos programas paranormales los quito enseguida no porque me den miedo sino porque me parecen una tomadura de pelo. Pero tengo que admitir que me cagué de miedo. Esto es surrealista, muy delicado, parece un chiste pero te aseguro que no tiene ni puñetera gracia", asegura el concejal al Ideal.
La historia no terminó ahí porque luego se enteraron del testimonio de otras trabajadoras del edificio, que afirman haber visto fenómenos similares. Así que otro concejal decidió contactar con una experta en este tipo de fenómenos y el miércoles siguiente se organizó una sesión para sacar esas "presencias" del Ayuntamiento.

"TUVO QUE HABER UN COLEGIO"

"Junto a la niña en esa foto había una entidad más densa que es la que provocaba a la gente esa sensación de miedo, una esfera, un ser que nos acompaña cuando nacemos", asegura la experta, que cree que en el ayuntamiento "tuvo que haber un colegio y la nena se quedó ahí".

Contactado por El Mundo, el alcalde de la localidad, Leandro Martín, se ha mostrado escéptico y teme que todo sea una broma que se ha ido de las manos. "Yo nunca he visto nada ni he fotografiado ningún pasillo vacío, y llevo vinculado a este edificio desde su inauguración, en la que trabajé de camarero", asegura.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios