Gracias a Internet, hemos podido disfrutar en vídeo de alguno de los atracos más locos e inusuales que se recuerden en la historia de la humanidad. Situaciones completamente surrealistas que, más que la realidad, parecen fruto de un gag de los Hermanos Marx. Hoy os traemos un ejemplo de ello con uno de los robos más lastimosos (y divertidos) de lo que llevamos de año.
Por hacer una introducción a lo que nos espera: un hombre entró en la casa-taller de una familia, sin prisas, se tomó su tiempo para fumar, cargar su teléfono y ver algo de porno… y todo quedó grabado en vídeo. El intruso se coló a través del techo del local en lo que es una fábrica de pelucas familiar.

El hombre, sin ningún tipo de prisa, empezó a echar un vistazo por todo el local. Robó algo de efectivo y, tras estar unos minutos deambulando por el recinto, decidió fumar un poco de droga. Con el ‘piti’ le entró la necesidad imperiosa de ver porno y masturbarse… por lo que no dudó en utilizar el ordenador de la empresa para ello.
Por el ruido provocado, la madre de la familia bajó a ver qué pasaba y se encontró de cara con la escena.-El ladrón trató de huir, pero el marido y su hijo mayor se pusieron en acción. - cabroworld.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios