El dueño de un restaurante en París está tan enojado con los funcionarios bancarios, que les prohibió entrar en su establecimiento. Un cartel afuera del lugar reza: “Los perros son bienvenidos, los banqueros prohibidos (a menos que paguen una entrada de 70.000 euros).”
El evidente descontento de Alexandre Callet hacia los bancos deriva del hecho de que muchos de ellos rechazaron su solicitud de un préstamo de 70.000 euros para abrir un segundo restaurante. Callet contó que se sintió humillado porque la cantidad que pidió es “nada” en comparación con la facturación de 300.000 euros de su restaurante clasificado en la guía Michelin, Les Ecuries de Richelieu. De hecho, la mayoría de los banqueros que lo rechazaron conocen a Callet y estuvieron alguna vez en su restaurant.
“Creo en la reciprocidad”, dijo el empresario de 30 años. “Me trataron como a un perro, así que les he negado el acceso. Tan pronto como vea un banquero que conozca, no voy a dejarlo entrar mi restaurante. Esto no es sólo una tienda de kebabs. Mi restaurante está en la guía Michelin y vienen a comer aquí estrellas de cine”.
Callet, aparentemente su desencanto con los bancos de inició cuando estaba tratando de abrir su primer restaurante a los 23 años. Su solicitud fue rechazada por 20 bancos antes de que uno finalmente accediera a financiar su proyecto. Él cree que su situación es un reflejo de la vergonzosa manera en la que los bancos tratan a la mayoría de los propietarios de pequeños negocios en Francia, y lo atribuye a las tendencias socialistas de la nación.
Alexandre-Callet-bakers2-600x450
“Restauradores, empresarios, están todos en la misma situación”, ha lamentado. “Siempre que queremos iniciar un negocio, tenemos que ponernos en cuatro patas. Nunca he tenido problemas financieros y, sin embargo me encuentro en esta situación. Los banqueros no están haciendo su trabajo. Por eso es que tenemos tantas empresas en Francia que tienen que recurrir a la financiación colectiva. Francia tiene problemas para entender esto”.
“Este es el problema con nuestro ‘socialismo a la francesa'”, dijo. “Tenemos más funcionarios que cualquier parte del mundo, tenemos un sistema de bienestar social que cuenta con un presupuesto más grande que el presupuesto de defensa de los americanos.”
A pesar del cartel en la entrada, Callet dijo que en realidad no echó a ningún banquero aun. Pero está convencido de respetarlo, en caso de que alguna vez vea alguno.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios