Un hombre de 47 años gestionaba de la cuenta corriente desde cajeros automáticos y el fraude alcanzó los 200.000 euros a la Seguridad Social antes de ser detenido por la policía de Malaga. Un hombre fue detenido por cobrar la pensión de jubilación de su abuela fallecida durante casi 20 años. El fraude alcanzó los 200.000 euros y cuando la policía de Malaga se percató de que la mujer había fallecido en 1998 lo arrestaron. El nieto retiró dinero siempre en cajeros automáticos pero nunca en ventanillas del banco para no ser detenido. Usaba la libreta de ahorros de su abuela. La policía sospecho que el culpable podría ser del entorno de la fallecida y pudo detenerlo.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios